. . .

México en llamas…

A poco menos de un mes para las elecciones presidenciales, México sufre una ola de violencia que no para y que puede poner en jaque a todo el sistema político.

Las cifras hablan por sí solas. Según fuentes del gobierno mexicano, se estima que desde el año 2006, más de 32 mil personas han desparecido, atribuyendo en gran parte este fenómeno a la delincuencia organizada. Y ello sin contar a los 43 estudiantes asesinados y quemados en Iguala, al sur del país, el año 2014.

La violencia no para, el pasado 21 de mayo en Guadalajara, la segunda urbe más grande de México, el Cartel “Jalisco Nueva Generación” intentó asesinar -sin éxito- al ex fiscal de Jalisco, Luis Carlos Nájera que había sido recientemente nombrado Secretario del Trabajo y que lo llevó a renunciar a su nuevo cargo.

Esta ola de atentados, desatadas desde organizaciones delictuales y carteles de drogas, ha tenido en los líderes políticos un blanco fijo en estos meses de campaña. Así, ya van más de 100 políticos muertos en este proceso electoral. En los últimos días, México lamentó la pérdida de Juana Irais Maldonado, candidata a diputada en la zona de Puebla y de Erika Cázares, regidora del municipio de Juan Galindo y estrecha colaboradora de Maldonado. Ambas eran del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

También la muerte tocó al histórico Partido Revolucionario Institucional (PRI), al ser asesinada a balazos la regidora Pamela Terán.

En este contexto, las elecciones van tomando poco a poco un matiz más reactivo que propositivo. Así, veamos quienes tienen las mayores posibilidades de suceder en el cargo de Presidente de la República a Enrique Peña Nieto.

Andrés Manuel López Obrador del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), es quien ostenta la más amplia ventaja en las encuestas previas a los comicios del próximo 1 de julio.

De una clara orientación de izquierda, López Obrador es un político de vasta experiencia en el país azteca y enfrenta una nueva candidatura presidencial, la tercera, con un discurso que lo pone en la vereda contraria al oficialismo del PRI. Según varios sondeos, cuenta con el apoyo de más del 45% del electorado.

Ricardo Anaya Cortés, del humanista Partido de Acción Nacional, va segundo pero a gran distancia de López Obrador. Últimos sondeos lo sitúan cerca del 27%, pero en sus recientes declaraciones se ha mostrado confiado en imponerse en la urna, apelando a la cantidad de indecisos (sobre el 32%)que aún no definen su voto.

En tercer lugar se ubica el candidato oficialista, José Antonio Meade del PRI. El bajo apoyo popular que ostenta el actual mandatario Enrique Peña Nieto (apenas sobre un 20% de aprobación) ha “contaminado” la candidatura de Meade. Gran orador y polemista, se le ha visto sólido en los debates, pero ello ha sido insuficiente para remontar la ventaja de sus contendores. Está estancado en el umbral de los 20 puntos y no se ve como pueda salir de ahí.

De esta forma, a menos de un mes de las elecciones, el panorama electoral en México encuentra a un candidato disparado en las encuestas, en medio de una sociedad quebrada por la violencia y por un modelo político económico que no logra absorber a los más de 16 millones de jóvenes que viven en la pobreza.

¿Podrá el PRI mantener el poder o logrará -en su tercer intento- López Obrador la tan ansiada presidencia? El 1 de julio lo sabremos….

Equipo de AN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *