. . .

Cuando en diciembre del año pasado, el experimentado político mexicano, Andrés Manuel López Obrador, AMLO, asumía la primera magistratura luego de ganar las elecciones presidenciales con más de un 53% de los sufragios, se intuía que empezaba una era que no iba a dejar indiferente a nadie.

Tal como lo decíamos hace un año (ver nota) AMLO es un político de gran experiencia y largo recorrido en la escena política azteca. Por ello, sabía perfectamente qué teclas tocar en una sociedad azotada por la violencia, rodeada de corrupción y cada vez más encerrada en sus casas y barrios por temor a los delincuentes. No olvidemos, que desde el 2006, más de 30 mil personas han desaparecido y nadie sabe de su paradero o situación hasta el día de hoy. Sí, leyó bien, 30 mil personas…

A lo anterior, se sumaba una economía que no alcanzaba a despegar y satisfacer las múltiples necesidades de grandes sectores de la población que aún transitan en la pobreza extrema ya que si bien nunca ha faltado trabajo en México, sí tienen el gran drama de tener -según el sitio datosmacro.expansion.com– un bajísimo salario medio (cuantía retributiva media que recibe al año un trabajador de un país determinado por la jornada legal de trabajo) -6,600 US- siendo que el de Chile, por ejemplo, se empina por sobre los 15,000 de la misma divisa estadounidense.

Está claro, el desafío era y es enorme.

Una vez asumido en el poder, AMLO, empezó a disparar propuestas y acciones concretas, una tras otra, sin parar: redujo los salarios de los funcionarios públicos, pero aumentó a casi el doble el salario mínimo; prometió pensiones dignas para la tercera edad; anunció capacitación y prácticas profesionales pagadas para los más de tres millones de jóvenes sin empleo; presentó un plan contra la delincuencia y anunció la creación de una Guardia Nacional para combatir la delincuencia y el narcotráfico. Ésta última medida ha generado gran polémica entre diversos sectores, por el riesgo que se corre supuestamente de militarizar el país, hecho que AMLO criticó durante la campaña presidencial.

A su vez, quiere quitar el financiamiento de las organizaciones de la sociedad civil, con el compromiso de ayudar directamente a los afectados. “No vamos a entregar recursos a organizaciones ni a fundaciones, para eso es el gobierno, esto debe quedar muy claro”, precisó. Al respecto, según el sitio animalpolítico.com “el recorte al presupuesto del programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras ha provocado protestas por parte de los ciudadanos y críticas. Este programa consiste en apoyos a través de subsidios de 950 pesos destinados a los servicios de cuidado y atención infantil. Para 2019 las estancias infantiles recibirán sólo la mitad, pues el Presupuesto de Egresos destinó 2 mil 41 millones de pesos para este programa, en comparación con los 4 mil 70 millones erogados en 2018”.

El concepto de AMLO es que si el dinero para estas asistencias, pasa por muchos organismos intermedios, corre el riesgo de perderse…pero también sostienen no sin razón algunos analistas, que puede caerse nuevamente en la antigua práctica del clientelismo en la sociedad azteca.

Por último, entre otras varias medidas, AMLO quiere potenciar su poder y pretende nombrar un “delegado” suyo en cada uno de los 32 estados que conformar México. O sea, la cosa se viene en serio…

Hoy, según varias encuestas de opinión, la popularidad del presidente de México, es del orden del 70 por ciento. En paralelo, y potenciado por el enorme apoyo ciudadano, ha nombrado en las vacantes generadas en la Corte Suprema a simpatizantes suyos.

No hay un contrapeso político claro hacia AMLO y éste, como ha sido una constante en los populismos recientes en Latinoamérica, está dando muestras de un autoritarismo preocupante, razón por la cual lo que pase con el destino y orientación de la naciente Guardia Nacional no es menor.

Lo que viene para el experimentado habitante del Palacio Nacional es en extremo complejo. Si no logra aprobar o poner en práctica sus múltiples promesas, la precepción ciudadana se le puede volver en contra y ya no está tan claro que la muñeca política del primer mandatario azteca sea a prueba de balas…..

Equipo de AN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *