. . .

Con el inicio de la franja televisiva, como suele decirse en la hípica entramos en tierra derecha, para la realización del plebiscito constituyente. Además, el mes y pocos días que anteceden a la consulta serán especialmente vertiginosos en materia política y social debido a la nutrida agenda que supone la evolución que manifestará la pandemia en los próximos días, como por los intentos de establecer responsabilidades políticas y penales del ex Ministro de Salud en la adopción de medidas para enfrentarla.

El viernes 25 de septiembre se iniciará la franja televisiva gratuita, en la que se espera que los adherentes del Apruebo y el Rechazo expongan sus mejores argumentos para promover no sólo que los votantes que pudieran desconocer lo que representa cada una de las alternativas se decidan por una de ellas sino, principalmente, para movilizarlos y motivarlos para que concurran a sufragar el próximo 25 de octubre.

Sin embargo, la segura polémica que generarán algunos aspectos de la campaña en su versión televisiva no serán las únicas preocupaciones que tendrán los partidos políticos en los próximos días.

El cumplimiento del plazo para la formalización de los candidatos para la primaria municipal, a fines de este mes, exigirá a los partidos establecer una serie de negociaciones, como siempre de última hora, para encontrar a los postulantes precisos para los cargos. En este sentido, se anticipa que la mayor parte de los alcaldes habilitados para continuar su gestión se repostularán, los imposibilitados de hacerlo por haber cumplido el máximo período permitido buscarán acceder el próximo año al Congreso Nacional o bien se postularán como constituyentes. Eventuales aspiraciones de convertirse en Gobernadores Regionales tendrán que esperar a que se defina la suerte de dichos comicios.

Asimismo, la evaluación que hagan las autoridades de salud respecto del comportamiento de la población durante fiestas patrias, aparece como una condicionante de primer orden del plebiscito constituyente, anticipándose que el Ministerio de Salud deberá adoptar la decisión de postergar la consulta ciudadana en caso de verificarse un segundo brote del coronavirus o mantenerla en la medida que las cifras de contagiados no sufran variaciones sustantivas en los próximos días o semanas.

Con todo, se anticipa que la principal preocupación para el Gobierno durante la semana que se inicia se encuentra en la situación que enfrenta el ex Ministro de Salud Jaime Mañalich, tanto en el ámbito de su responsabilidad política como de las eventuales consecuencias penales de la investigación que se lleva en su contra.

La espera hasta el último día en que podría perseguirse la responsabilidad política de Mañalich en las erradas políticas y decisiones que habría adoptado mientras se desempeñaba como ministro no sólo da cuenta de que ello es una maniobra política con el objeto de plantear la acusación constitucional en un momento especialmente complejo, sino además evidencia la dificultad que tendrán sus persecutores para presentar las pruebas que evidencien la intención del ex secretario de Estado de causar daño en la población.

La arista penal del caso sí constituye una preocupación de cuidado para el Ejecutivo. Las declaraciones del fiscal a cargo del caso ante la Corte Suprema, con el objeto de obligar al actual Ministro a entregar antecedentes que se ha negado a brindar a la Fiscalía, indica que las indagatorias están bastante adelantadas. Los antecedentes que manejaría Armendáriz, que evidentemente tendrán que ser contrarrestados en su momento por la defensa de Mañalich, serían cuantiosos en términos de volumen aunque se desconoce que tan demostrativos de la existencia de dolo en el actuar del ex secretario de Estado como de sus subalternos.

Independientemente de cuál sea el resultado definitivo respecto de Mañalich está claro que el objetivo final de los denunciantes se encuentra más arriba y apuntan a La Moneda.

Equipo de AN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *