. . .

Un virus que es más agresivo en climas fríos. Esa es una de las principales características del Sars-CoV-2, que provoca el Covid-19. De ahí que, habiendo pasado el peak y con mejores temperaturas a la vista en el país, todo hacía prever que comenzaríamos a retomar la nueva normalidad, esa que incluye mascarilla, distanciamiento físico, alcohol gel y lavado frecuente de manos.

En efecto, poco a poco las comunas del sector oriente de la Región Metropolitana, avanzaron en las etapas del plan “Paso a Paso” del gobierno, llegando a la fase 3, y el Gobierno sorprendió con la estrategia “Fondéate en tu casa”, que permitía el desplazamiento para celebrar las Fiestas Patrias.

Sorprendió no sólo por la serie de cambios que la estrategia tuvo sobre la marcha, algunos de ellos solicitados por alcaldes, sino también porque autorizaba reuniones en espacios cerrados. Si bien la gran mayoría respetó las normas, también hubo aquellos que decidieron realizar celebraciones con más personas.

No es descabellado pensar que a mayor movilidad, a mayor convivencia en espacios cerrados, más posibilidades de contagio. Y si se considera que la sintomatología del Covid-19 demora alrededor de 15 días en aparecer, recién en la primera semana de octubre se podría evaluar el impacto del “permiso” para Fiestas Patrias.

Sin embargo, el Gobierno dio una nueva sorpresa, al autorizar -a partir del lunes 28 de septiembre- los viajes interregionales entre comunas que estén en fase 3 o superiores. Así, por ejemplo, los habitantes de Lo Barnechea, Vitacura, Las Condes, Providencia, La Reina y Ñuñoa podrían visitar su segunda vivienda ubicadas en Papudo; Zapallar; Cachagua; Puchuncaví, Maitencillo; Concón; Algarrobo y Santo Domingo, o bien en Pichilemu y Vichuquén.

Ir a las Termas de Chillán, Pucón, Villarrica y Lican Ray también será una posibilidad.

Y la ecuación se repite… a mayor aglomeración y movilidad, existe más posibilidad de contagios, lo que en muchos casos puede significar un retroceso en el plan “Paso a paso” o incluso, el colapso de los centros de salud locales/regionales.

La medida se conoció en momentos en que diversas sociedades médicas han advertido la posibilidad cierta de una segunda ola de contagios. No en vano, las cifras entregadas por el Minsal el viernes 25 revelaron que hubo 2.222 contagiados, la cifra más alta desde hace dos meses cuando el 25 de julio se registraron 2.287 contagios.

Asimismo, la RM sigue registrando el mayor número de nuevos casos, con 434 contagiados en la última jornada, seguido de Magallanes (282), Biobío (268), Los Lagos (222) y Valparaíso (177).

Y todo hace prever que las cifras seguirán al alza, pues a partir del lunes sólo Renca y Pirque permanecerán confinadas, por lo que la movilidad en la Región Metropolitana será casi normal. 

Aunque somos seres gregarios y el confinamiento está repercutiendo en la salud mental de la población, con el levantamiento de las restricciones el gobierno abrió una caja de pandora, cuyas consecuencias -esperemos- no se traduzcan en mayor mortalidad.

Equipo AN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *