. . .

¿Casa nueva? En esto hay que fijarse antes de recibirla

¿Se acerca el día en que te reunirás con la inmobiliaria para la entrega oficial de la vivienda? Toma lápiz y papel para anotar qué debes revisar en ese momento.

La recepción de un inmueble es un momento lleno de emociones, pero antes de firmar la recepción satisfactoria es necesario analizar algunos aspectos para evitar problemas después.

Fernando Mandiola, director de la carrera de Construcción Civil de Universidad de Las Américas, sede Viña del Mar, detalla los puntos esencial a verificar.

Papel mural: La unión del papel debe ser casi imperceptible, no puede despegarse en ninguna de parte (junto a guardapolvo, cornisas, entre otros). Tampoco debe tener picotones, orificios ni estar englobado. Para detectar presencia de hongos o humedad en viviendas usadas, mirar a contraluz y revisar si tras el papel se ven manchas verdosas (se da principalmente cerca de las ventanas o muros contiguos a zonas húmedas, cocinas y baños).

Pintura: No puede estar descascarada. Revisar si se ve manchas verdosas de humedad tras esta. No debe haber manchas de pintura en guardapolvos o cornisas. Generalmente las empresas no pintan el canto superior de la puerta, lo que se puede exigir. Para saber si está pintado o no, llevar un espejo y ponerlo sobre el canto.

Cerámicos: Golpear suavemente con una moneda el cerámico (en piso y muros). Si suena hueco es porque no está bien pegado y a futuro se puede soltar. se debe considerar si el piso o muro es de concreto o tabique, pues en el caso de este último sonará hueco sí o sí, por la naturaleza de la superficie de pegado. También hay que revisar que no haya cerámicos quebrados o rayados, especialmente detrás de los artefactos de baño o cocina.

Vidrios y ventanas: Los vidrios no deben estar rayados ni trizados. Las ventanas deben abrir bien y sus seguros funcionar bien. Revisar que el burlete (huincha negra que se ve entre la ventana y el marco) esté instalada en forma continua, solo en la unión puede estar cortada de forma diagonal.

Artefactos de baño y cocina: En lavamanos y lavaplatos poner tapón y llenar con agua. Una vez realizada esta maniobra, sacar el tapón y comprobar si existe filtración en el sifón o alguna cañería. Los artefactos no pueden estar rayados ni trizados, deben tener sellos en el sector de contacto con muros y con el piso. Además, hay que revisar que los portarrollos, toalleros y jaboneras no se encuentren sueltos. En la cocina, prender el horno y campana para verificar su correcto funcionamiento.

Alfombra: No debe tener puntos corridos ni estar levantada en las esquinas ni manchada. En la unión de pisos de distinto material, por ejemplo, alfombra y piso flotante, siempre debe haber un cubrejunta firmemente fijada al piso.

Electricidad: Probar que funcionen citófono y timbre. Revisar enchufes y soquetes llevando, por ejemplo, un cargador de celular o una ampolleta para probarlos.

Puertas: Revisar que tengan todas sus bisagras y cada una de estas estén con todos sus tornillos puestos. Comprobar que cierren y abran bien.

Muebles de cocina: No deben estar con sus puertas chuecas, rayadas ni quebradas. Así mismo, que sus bisagras tengan todos sus tornillos.

Ante cualquier duda, los propietarios pueden consultar el “Manual de Tolerancia para Edificaciones” de la Corporación de Desarrollo Tecnológico de la Cámara Chilena de la Construcción, documento que orienta detalladamente sobre los criterios de revisión para una vivienda.

Si existen problemas con la propiedad, se debe dejar constancia en el acta de revisión de la vivienda para solicitar a la inmobiliaria su arreglo.

Equipo AN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *