. . .

Mi motor es el día a día

Felipe González, talentoso abogado de profesión y de oficio carpintero se encuentra a full con su emprendimiento “Vientos Nativos” del cual en esta entrevista nos cuenta sobre como compatibiliza trabajos tan distintos, los productos que el público más prefiere y las creaciones que más lo motivan e inspiran.

A sus 35 años, nunca pensó que esta cuarentena lo haría retomar su trabajo de carpintería con tanta fuerza y que sus productos fueran de tanto gusto de la gente. Asombrado pero también muy motivado, nos cuenta que desde muy niño le encantaba mirar el trabajo y las herramientas de los maestros que llegaban a la casa, el gásfiter, el electricista y el carpintero. Llegó a la madera pensando cómo podría hacer una ola, se equivocó, corrigió, probó distintas especies de maderas hasta que después de dos meses de dedicación, logró conseguir el trabajo que lo dejó conforme con el resultado.

Desde esa ocasión nunca más se detuvo, hizo un arrimo, la cuna para su hija y un sinfín de otras manualidades para su hogar hasta que llegó a las tablas para picoteo; estas últimas las comenzó a comercializar con tan buena aceptación, que hubo un minuto en que en un solo día tenía que entregar 60 de ellas.

Al mismo tiempo, nos confiesa que ha recibido pedidos de trabajos de todo tipo como crear escafandras de buzo antiguo, jaboneras, sillas, mascarones de proa, autos, portavelas, anillos, maceteros, ballenas, tablas de surf, hélices, anclas, puertas de granero, entre muchísimas otras, “la imaginación y los gustos da para mucho, la verdad es que cada una de las piezas las realizo con mucha dedicación y lo enfrento como todo un reto, un desafío nuevo”.

Amante del surf y de la natación nos cuenta que hace ya diez años que surfea y que esta conexión tan potente con el mar también lo inspira: “la conexión con el surf es fuerte y mágica, como la ola tallada de madera que es muy pedida por surfistas, amantes del mar y tiendas relacionadas con este maravilloso deporte. Bajo esta misma influencia decidí crear las tablas para picar oceánicas, las que tuvieron un éxito increíble”.

Actualmente trabaja con maderas como raulí, cedrón y lenga de las cuales destaca su docilidad para obtener excelentes y finas terminaciones, así como lograr acabados que luzcan sus vetas naturales. Ha pasado por diversos períodos de creación en donde relata que no tiene un producto preferido “todos responden a un momento especial, que por alguna razón llegó a mis manos, ya sea por un pedido particular que después quise seguir perfeccionando e innovando, como también algo que surgió por inquietud y curiosidad propia”.

Es en este mismo contexto, que hoy en día sus famosos shoperos son los preferidos del público, los cuales son pedidos principalmente por clientes de ciudades del sur de Chile, “ellos tienen un trabajo muy demandante, soy muy disciplinado y organizado para trabajar y así poder cumplir con todos los encargos, pero confieso que hay momentos que no tengo tiempo para nada, paso largas jornadas encerrado en el taller para terminar y cumplir siempre con los plazos”.

Estos shopperos de madera se han convertido durante esta pandemia en los regalones del público

La idea nació un día cualquiera en donde se propuso tener su propio vaso de madera, en esa búsqueda llegó a diseñar y crear su shopero personal estilo vikingo, lo publicó en las redes sociales y algo increíble sucedió, “desde que compartí en las redes mi propio shopero comencé a recibir solicitudes de todos lados preguntando por valor y despacho, así como comentarios de lo novedoso del trabajo, me puse manos a la obra y realicé partidas más grandes. Hoy, la verdad me pone muy feliz que mis vasos hayan traspasado las fronteras de nuestro país y estén en España y Estados Unidos”, sentencia.

Trabaja sólo en su taller en Chicureo, localidad donde también reside y al avanzar en esta entrevista nos cuenta que para amenizar sus largas jornadas laborales escucha  reggaetón y mantiene muy activas sus redes sociales las que han aumentado significativamente durante esta pandemia “de un tiempo a esta parte hay días en que tengo cientos de mensajes que debo responder, pedidos, consultas, tips, agradecimientos, felicitaciones, sugerencias, ideas, me organizo de tal manera para contestar todos  y cada uno de los mensajes”.

Asimismo, a través de Instagram por ejemplo comparte con el público muchos momentos importantes para él, como el proceso creativo o el término de alguna pieza, como también los famosos “live” donde comparte sugerencias, responde preguntas o conversa con otro invitado sobre temas del rubro y promociona el lanzamiento de algún producto nuevo.

Para Felipe González su éxito radica en que es muy inquieto y buen lector, pero sobre todo creativo, muy constante y disciplinado “nada funciona sino eres organizado y disciplinado para trabajar, puedes tener todo el talento del mundo, pero mal administrado no da frutos. Para mí ser constante ha sido fundamental, mi motor es el día a día y desde allí voy moviendo mis tiempos, mis espacios y obligaciones”.

Todo lo anterior lo compatibiliza con sus labores de abogado independiente y papá de dos niños de 5 y 2 años, ambas responsabilidades son pilares fundamentales en su vida, sueños cumplidos “tener mi propia familia y mi carrera son dos sueños cumplidos, y que mi trabajo como abogado pueda realizarlo en forma independiente fue un paso importante y del cual ha sido maravilloso complementarlo con mis otros intereses”.

A este amante de la comida italiana le encantaría vivir en hawai y tener más tiempo para poder recorrer junto a su familia la costa chilena para surfear y estar al aire libre. Pero nada detiene a este inquieto creador, acaba de terminar sus lentes de sol en madera de raulí “la versatilidad de la madera nos permite reutilizar partes de objetos rotos y volver a darle uso. Reutilicé unos vidrios viejos y ahora tengo estas maravillas”.

¡¡¡Ahora a esperar con qué nos seguirá sorprendiendo!!!!

Instagram: @vientos_nativos

Por Teresita Balboa Quezada (colaboradora AN).

Otras entrevistas de Teresita Balboa:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *