. . .

Claves para descubrir la vocación profesional

Ya comenzó la Prueba de Transición y el psicólogo Tomás Gajardo del proyecto de Admisión UCM entrega varias recomendaciones sobre qué carrera estudiar en la universidad.

Decidir en torno a los 18 años qué se hará por el resto de la vida puede ser difícil, porque eso -explicó el psicólogo Tomás Gajardo, del proyecto de Admisión de la Universidad Católica del Maule- lo primero es plantearse las preguntas correctas.

Aun cuando solemos decir “qué quieres ser”, debiese ser “qué quiero hacer”. Porque una carrera no se limita a un trabajo, sino que entrega herramientas para el desarrollo de actividades. Pensando en esto es bueno que te preguntes al momento de escoger tu vocación lo que te gusta hacer, preguntarte por el rol que cumples en distintos grupos de trabajo o con tus amigos y familia”, afirmó.

Y en este periodo es común que los futuros estudiantes de Educación Superior se vean enfrentados a muchas opiniones de padres, familiares, amigos y profesores. Sin embargo, hay que saber distinguir qué ​juicios considerar y cuáles es mejor dejar de lado.

“Nuestra recomendación no es filtrar los consejos de las personas por la relación que tengan con nosotros, por ejemplo, aceptar incondicionalmente las recomendaciones de nuestros padres por ser nuestros padres o renegar de las recomendaciones de un compañero solamente por ser un adolescente como nosotros. Te recomendamos el saber identificar la motivación que está detrás de ese consejo, ¿Quiere que estudie esto para que tenga una carrera rentable? ¿Quiere que estudie esto para mantenerme cerca? ¿Quiere que estudie esto para que me dedique a cierta disciplina? O ¿quiere que sea feliz?”, aseguró el profesional.

En esta línea, añadió que «una carrera no logra darte una identidad, sino que te da recursos para que seas una mejor versión de ti mismo”.

Mi futuro

Otro favor que influye al elegir qué estudiar son los hobbies o pasatiempos. A veces gusta mucho hacer algo, pero se piensa que no es compatible con una carrera profesional.

En este sentido, Tomás Gajardo recomendó considerar si se quiere que ese hobby o disciplina sea también la profesión; es decir, «¿Quiero hacer esto todos los días, aunque no tenga siempre las “ganas” de hacerlo? Compatibilizar un pasatiempo con una carrera profesional no es sólo posible, sino que podría ser beneficioso para tu formación pensando en formarte como un profesional integral y ampliar tu red social de personas”.

Y agregó que “el cómo sigas desarrollando tus pasatiempos y el nivel de profundidad que le des está directamente relacionado con tus metas y objetivos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *