Entendiendo que la crisis sanitaria ha golpeado duramente al sector de las industrias creativas, surge la urgencia de que las y los artistas se adecuen a o nuevas formas que hoy median las artes.

Para Carolina Bigorra, área de Danza, la experiencia es una oportunidad: “estoy muy agradecida del Festival, me encanta compartir en otros territorios, de hecho, siento que el confinamiento es una excelente oportunidad para volver a conectarse con uno, con lo cotidiano, con lo sencillo y el Festival es eso también. Creo que el arte se valora y se aprovecha mucho más en este contexto”, afirmó.

El Festival nace con la intención de ampliar el acceso a la programación cultural habitual, juntando a creadoras y creadores emergentes con artistas de trayectoria, con el fin de intercambiar propuestas creativas. Queremos que cualquier área artística se incluya y así lograr una parrilla diversa e interesante”, expresó Javier López, impulsor de la iniciativa.

La fotografía también está presente en el Festival representada por Héctor López y Tamara Llanquileo, ésta última se refirió a la experiencia que ha desarrollado: “Chiloé es el lugar que desde muy chica me ha ayudado a crecer en lo fotográfico, al ser un espacio lleno de naturaleza y paisajes interesantes, las posibilidades son infinitas. Ahora es más complicado con la pandemia, entonces hay que apropiarse de los medios disponibles y avanzar”, comentó.

Similar pasa en otras áreas artístico-culturales, las que en pandemia hubo que resignificar, a dialogar con las multimedias, a fusionar lenguajes, métodos y técnicas. “Encuentro maravilloso que se hagan instancias online, porque hay harta gente que no se atreve a vivir la experiencia en vivo, a veces el cuerpo se siente nervioso de participar de manera presencial y en el formato online, el dialogo entre varias disciplinas y las y los participantes, se vuelve más íntimo y personal”, expresó Ángela Muñoz exponente Muestra Mantra por la Tierra.

Durante la semana mencionada, pueden participar personas de todas las regiones, diversidad de género, rango etario u campo de conocimiento. La única condición es contar con internet y algún dispositivo para conectarse vía zoom. Además, se recomienda leer las consideraciones que cada instancia del Festival específica sobre los participantes.

¿Cómo inscribirse en las actividades?

La programación del Festival se encuentra en el Instagram @festivalpewma y en las historias destacadas indica cómo inscribirse. El Festival presenta una variada oferta que comprende 30 actividades, las que se dividen en clases, talleres, entrenamientos, muestras y conversatorios.

El acceso tiene un costo muy accesible a todo bolsillo, es sin fines de lucro, y pretende pagar a los exponentes, más gastos de organización, publicidad en redes sociales, uso de plataformas de diseño y de transmisión online.

Finalmente, el Festival se llama Pewma porque, en mapudungun, significa sueño. En este caso los organizadores comentaron que “con el equipo llevamos el término a la idea de cumplir los sueños, y de disfrutar desde ese espacio de ensoñación las culturas, las artes y las disciplinas que se presentan. El Festival es como un espacio onírico donde dialogan posibilidades y puntos de vista para conectarnos desde los espíritus”, puntualizó López.

Equipo de AN